¿Cómo pueden articularse las diferentes modalidades de cálculo en segundo grado? ¿Cálculos horizontales o “cuenta parada”? 

En segundo grado se recupera y profundiza el dominio de diversas modalidades de cálculo de suma y resta iniciado en primero. Se amplía y sistematiza la construcción de un repertorio de cálculo que incluye sumas de iguales (2 + 2, 3 + 3...), sumas que den 10 (4 + 6; 3 + 7...), sumas de decenas completas (10 + 10; 20 + 20...), descomposición en “dieces” y unos (34 = 30 + 4 o 10 + 10 + 10 + 4), como así también la  posibilidad de apoyarse en resultados conocidos para averiguar otros  (por ejemplo, usar 20 + 20 para calcular 21 + 23).  También se amplía el intervalo numérico, operando con números de tres cifras.


Este trabajo de cálculo desplegado en primero y en segundo servirá como base al momento de presentar los algoritmos de suma y resta convencionales. En segundo, se propondrá un trabajo de análisis, comparación y dominio progresivo de las cuentas verticales de suma y resta. Se espera que el trabajo previo de cálculo mental brinde a los niños herramientas para comparar estos algoritmos con otros procedimientos empleados por ellos hasta el momento, avanzar en la comprensión de su funcionamiento y controlar la pertinencia de los resultados.


Las cuentas verticales no vienen a reemplazar los cálculos horizontales sino que constituirán una herramienta más que los niños podrán elegir entre otros procedimientos. En este sentido, es importante que los alumnos vayan aprendiendo a tomar decisiones con respecto a qué modalidad de cálculo es más conveniente utilizar en función de la situación, los números involucrados y los conocimientos disponibles en cada caso.